Fotorejuvenecimiento

 

¿Qué es el fotorejuvenecimiento?

 

El envejecimiento de nuestra piel no solo es resultado del paso de los años. También recibe una importante influencia de factores externos, como por ejemplo las condiciones climáticas. El fotorejuvenecimiento es un tratamiento que aplica luz intensa para estimular la regeneración de la piel y la formación de colágeno.

 

Además de mejorar notablemente el aspecto de nuestra piel, también consigue eliminar la piel dañada y proporcionar un aspecto rejuvenecido. 

¿Para qué sirve?

 

Es un tratamiento versátil que consigue mejorar la piel y proporcionar un aspecto terso y más suave. Es muy eficaz para eliminar manchas rojas, vasos dilatados y las manchas producidas por la exposición al sol. 

 

El fotorejuvenecimiento estimula el nuevo colágeno ofreciendo a la piel un aspecto rejuvenecido libre de poros dilatados y arrugas. Se aplica, principalmente, en el rostro, cuello y escote.

 

Contribuye a la formación de colágeno ofreciendo a la piel un aspecto firme y tenso. 

 

¿En qué consiste?

 

Es un tratamiento indoloro y de rápida recuperación. El tiempo no suele exceder de los 30 minutos y los resultados son visibles prácticamente tras las primeras dos sesiones. Lo más importante es que no deja marcas ni cicatrices en la piel y no existe ninguna indicación respecto a la edad.

 

Entre una y otra sesión deben transcurrir entre 15-20 días y se debe evitar la exposición al sol tras el tratamiento. Una vez finalizada la sesión, se aplica una crema calmante sobre la zona tratada para favorecer su recuperación.

 

Gracias al rejuvenecimiento fácil se estimulará la formación de colágeno y se mejorará de forma notable la apariencia de la piel y su salud.

 

 

¿Qué métodos existen?

 

Existen diversas formas de aplicar la técnica del fotorejuvenecimiento:

  • Luz pulsada o IPL: fuente lumínica intensa actúa eliminando las lesiones de la piel.
  • Láser Erbio-Yag: facilita eliminar las marcas de acné y devuelve tensión y suavidad a la piel.
  • Láser dermoactive FX: láser de alta potencia concentra el tratamiento en varias sesiones.

 

 

Pasos

 

  1. Se aplica crema antiséptica sobre la piel.
  2. Se limpia la piel y se aplica gel conductor.
  3. Se pone un antifaz para proteger los ojos.
  4. Se inicia el tratamiento. Tras la sesión, se vuelve a limpiar el rostro.

 

 

Ventajas

 

 

  • Corregir alteraciones de la piel: arrugas, arañas vasculares o queratosis actínica.
  • Puede aplicarse en el rostro, cuello y escote.
  • Es un tratamiento rápido e indoloro.
  • La recuperación es rápida.
  • No tiene efectos secundarios, aunque tras la sesión es posible que aparezcan pequeñas costras que se secarán con el paso de los días y acabará desapareciendo.